LOADING

Type to search

Asia

Viajar en Ramadán

Pilar Navarro 15 junio, 2019

Viajé a Dubai hace un año por motivos de trabajo y coincidió durante Ramadán. La experiencia es tan singular, que me ha parecido interesante contaros cómo se vive en un país musulmán durante este mes tan peculiar para que disfrutes de tu viaje al máximo.

Seguro que ya sabéis que el Ramadán es la celebración más importante del calendario musulmán. Dura un mes completo y se trata del mes más sagrado del año para los musulmanes, ya que se cree que el Corán fue revelado al profeta Mohammed durante el Ramadán.

Para que os hagáis una idea del significado de esta festividad, es similar a la Navidad para los cristianos.

El primer día de Ramadán comienza con la aparición de la luna a finales del octavo mes del calendario lunar musulmán, y durante el noveno mes, los musulmanes deben cumplir con uno de los cinco pilares del islam, el ayuno. El ayuno es un método de auto purificación, en el que los creyentes deben abstenerse de comer, beber, fumar y tener relaciones sexuales durante el día. Los niños, embarazadas y enfermos crónicos están exentos de ayunar.

Como ocurre con la Semana Santa cristiana, el Ramadán no tiene una fecha concreta. Cada año se hacen estimaciones y no se empieza el mes santo hasta que aparezca la luna a finales de Sha’Ban, de modo que se trata del noveno mes lunar. Por ejemplo, este año el Ramadán comenzó el 5 de Mayo, pero en el 2008 fue el 1 de Septiembre y en el 2009 el 21 de Agosto.

Durante este mes sagrado, y en gran parte, debido a la práctica del ayuno, los musulmanes deben realizar algunos cambios de hábito en su día a día, entre ellos, el de madrugar para despertarse antes del amanecer y tomar la comida que les proporcionará la energía que necesitarán durante todo el día, hasta el anochecer, cuando rompen el ayuno con el Iftar.

Para evitar comer en exceso durante el Iftar, se recomienda hacer varias comidas ligeras con un descanso entre media. De hecho, el profeta Mohammed rompía su ayuno con un dátil y un vaso de agua antes de rezar, para luego tomar una cena ligera.

Pero Ramadán no es sólo ayuno y abstinencia, también es tiempo de reflexión y meditación y muchos musulmanes pasan, quizás, más tiempo orando en la mezquita o leyendo el Corán que el resto del año. Se cree que el ayuno les enseñará e infundirá el sentido de la modestia musulmana y la simpatía por los menos afortunados. También

El final del Ramadán se confirma por la salida de la Luna nueva que marca Eid al-Fitr, una de las festividades musulmanas más importantes, que anuncia el fin de Ramadán y abarca los tres primeros días del décimo mes lunar, el Shawwal. Durante esta festividad, se estrena ropa nueva, los hombres visten de blanco, como símbolo de pureza y los niños reciben regalos como símbolo de amor. El modo de desear una feliz fiesta se hace diciendo: ¡Eid Mubarak! o ¡bendito Eid!.

Si vas a viajar a un país musulmán durante Ramadán, aquí os dejo algunas informaciones básicas sobre cómo afecta el Ramadán a los no musulmanes para que, sabiéndolas, puedas disfrutar al máximo de tu viaje:

  • Aunque los no musulmanes no estamos obligados a guardar ayuno, sin embargo, como señal de respeto, se recomienda abstenerse de comer, beber, o fumar en público durante las horas de ayuno. Lo puedes hacer en privado sin problema, pero en público mejor evitarlo o sino intentad ser lo más discreto posible.
  • Los hoteles, como en el que me alojaba, suelen disponer de un servicio de desayuno y almuerzo al cliente no musulmán, en restaurante o a través del servicio de habitaciones, durante el día. Igualmente ofrecen la cena Iftar y el Suhour, la comida que se hace antes del amanecer.
  • Ten en consideración que los restaurantes suelen estar muy demandados para el Iftar, ya que las familias de reúnen para romper el ayuno juntos, por eso te recomiendo que hagas reservas de la cena con antelación.
  • Algunos restaurantes cierran durante el día, y los que no lo hacen cuentan con una zona cerrada discreta para los que los que no ayunen. En los centros comerciales grandes, como en el Dubai Mall, hay zonas de los “food courts” que habilitan con unas cortinas para que los turistas puedan comer y beber con tranquilidad y discreción.
  • Cercano al anochecer, veras que el tráfico aumenta considerablemente, es la peor hora para coger un taxi o el coche. Prevé salir antes o sino cogerás un buen atasco.
  • Normalmente los horarios de los monumentos imprescindibles pueden cambiar, tenlo en consideración.
  • En algunos barrios residenciales se suelen colocar carpas para servir el Iftar, la cena que rompe el ayuno, de manera gratuita, ofreciendo una magnífica oportunidad para interactuar con los locales e incluso probar algunos productos típicos de estas fechas.
  • Casi todas las tiendas suelen cerrar entre una o dos horas antes del anochecer y vuelven a abrir después del Iftar hasta la medianoche.
  • En algunos países, como en Marruecos, se modifica la hora volviendo al horario de invierno para hacer mas llevadero el ayuno.
  • Y por último, es de agradecer felicitar por el momento sagrado que viven a los musulmanes con los que interactúes, con un «Ramadan Mubarak!» o feliz Ramadán, quedarás muy bien!

Espero que este articulo te abra la curiosidad de viajar a un país musulmán durante este mes sagrado y de meditación; te aseguro una experiencia única. Ahí te dejo otro BonMotif.