LOADING

Type to search

Europa

El Museo Fotografiska de Estocolmo

Pilar Navarro 8 abril, 2018

Como aficionada a la fotografía, el museo Fotografiska fue uno de los que visité en mi viaje a Estocolmo y me encantó. Si te gusta la fotografía, este es el lugar perfecto para perderte. Se trata de uno de los puntos de encuentro más importantes del mundo de la fotografía contemporánea.

El Museo se encuentra en la isla de Södermalm, al sur del céntrico Gamla Stan. Södermalm es un barrio bohemio que se ha convertido en una de las zonas más chic de la ciudad, con mucho ambiente, ideal para ir de compras, visitar galerías de arte, tomar un café, comer o simplemente para pasear por sus calles y admirar las vistas de la ciudad vieja desde el parque Mariatorget o desde el mirador Katarina.

El Museo se inauguró hace relativamente poco, en el año 2010 y se encuentra a orillas del Baltico, en un edificio de estilo Art Nouveau industrial de 1906, que se usó, en su tiempo, para el control aduanero. El edificio fue diseñado por Ferdinand Boberg, uno de los arquitectos modernistas más conocidos de Suecia, y ha mantenido la fachada de ladrillo original intacta.

En sus más de 2.500 metros cuadrados de espacio expositivo, el museo se dedica a exhibir obras de los fotógrafos contemporáneos más renombrados del panorama internacional tales como Annie Leibowitz, Mapplethorpe, David LaChapelle, Henri Cartier-Bresson, Anna Clarén o Sebastião Salgado. Anualmente se organizan cuatro exposiciones grandes y unas veinte más pequeñas. Recientemente el museo ha incorporado una galería para exhibir y comercializar obras de artistas emergentes de Suecia, y de fotógrafos extranjeros poco conocidos en Suecia.

Cuando estuvimos allí, había una exposición de Bettina Rheims titulada “I´ll be your mirror”, en la que se muestra cómo la artista es capaz de capturar la esencia de las personas con sus trabajos en el mundo de la moda desde los 80s. También exponía Nick Brandt con un proyecto titulado “Inherit the Dust” para recordarnos que estamos destruyendo la naturaleza. Como parte de su  proyecto realizó impresiones de tamaño natural de sus impresionantes retratos de animales africanos y los colocó cuidadosamente en zonas contaminadas y maltratadas de África, donde antes, los animales vagaban libremente y vivían en armonía. Y por último la exposición “Icons: the Right to exist”, producida por Fotografiska for Life en colaboración con el Teatro Glada Hudik y que consistía en 21 imágenes únicas para reflexionar sobre los patrones estéticos a los que nos hemos acostumbrado y quizás permitir que otros modelos, como los que muestran las imagenes, tengan su lugar en el arte, la sociedad y la historia.

También cuenta con sala de conferencias y una academia en la que se imparten cursos de fotografía, edición de imagen y comunicación visual. El edificio tiene una cafetería con unas vistas espectaculares, un restaurante gestionado por el famoso chef Paul Svensson y una tienda donde se venden libros y objetos relacionados con la fotografía, que es mi perdición.

Además, una de las curiosidades del museo es que puedes visitarlo de noche, ya que está abierto hasta las 11pm de la noche todos los días hasta el  jueves que cierra a la 1am, y se puede entrar con la Stockcholm Card o comprar la entrada por unos 14€.

El Museo Fotografiska está considerado como uno de los más importantes del mundo dedicado a la fotografía, y ha abierto sedes en las ciudades de Nueva York y Londres.

Si te gusta la fotografía, ya tienes “un bon motif” para viajar Estocolmo o al menos para visitar este museo si estás en la ciudad.

¿te animas?

Tags:

Next Up

El uso de cookies nos ayuda a desarrollar nuestros servicios. Al seguir navegando por nuestras web, admite estar de acuerdo con nuestra política de cookies. Leer más. | Cerrar